martes, 19 de mayo de 2015

Murmullo de silencio

Te tocabas las pompas maltechas. El viento rugía y la lluvia nos acariciaba fugaz. Estábamos de pie sin movernos pero por debajo todo se movía inconteniblemente.
Quietos, nuestra carne era roca mas dentro teníamos un volcán.
Erupcionamos en completo silencio bajo la atenta mirada de la naturaleza tras su murmullo de silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario