viernes, 12 de diciembre de 2014

Celos

Y cómo no sentir celos. Del abismo, de lo que te engulle, de la permanencia. Celos de aquello sobre lo que reposás, aquello que acaricias.
Celos y envía. Me carcomen. Hundido en la negrura espesa que me rompe los huesos.
Sé que no es sano. Pasará.