jueves, 16 de octubre de 2014

Es extraño

Es extraño que eso que no podemos nombrar se mezcle con el agua de la ducha. Aun más extraño y confuso es que ya no tenga cuerpo y que sea una más o todas esas gotas cayendo infitamente desde esa catarata desgajada. Golpéando y volviendo a caer una y otra vez.
Sin proponermelo me vuelvo cuerpo nuevamente, cuerpo mojado, tirado, alejado de mi mismo y mi historia en años luz. Soy aquel que fui, que injurió a una mujer que no conocía. Soy otro nuevo que paga las culpas de un otro viejo que no tiene memoria. Soy ese al que una mujer le teme en ocaciones, con el que se desquita golpeando. Pero él, ese, el otro, yo aun sin saber el porque lo padece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario