domingo, 24 de agosto de 2014

Otra confesión

Estoy tan triste. Ronda por mi pecho desde hace unos días. Anhelo, deseo de caricias.De Palabras, de besos. Buscame. Por qué me cuesta tanto disfrutar? Relajarme y que sea. Por qué cuesta tanto ser... por qué no me llamás y te acostás al lado mio, maira.
Voy a hacerme el tonto y fingir que sos única, perfecta y la compañera ideal.
Levanto una muralla, me cubro el corazón y sigo.
Quisiera hablarte sin miedo, pedirte mimos sin miedo. Me da vueltas en la cabeza la idea del control... miedo. Me gana. No quiero entregarme a ese juego de poder. Ya estoy vencido.
No me importa que sea ella u otra. La quiero conocer y que se de... lo necesito.
Pienso en la muerte, el sui...
En el dolor, el estancamiento que hay en mi casa. En lo que no hablamos y en lo que me acomodo y no juego.
El domingo fui a la casa de M. y vi a sus hermanos y a sumadre jugando mucho, riéndo mucho, hablando mucho. Fue fuerte para mi, muy hermoso.
Obviamente no se lo comenté. Obviamente no le digo que tengo ganas de que me acaricie hoy, ayer.
Obviamente es miedo. no le pregunto si me odioa cuando me acerco. Cuando la beso.
Lo sospecho, fabulo. Me quedo con esto antes de no tener nada. EL miedo es una gran cosa... me frena.
Sé que mi relación sería más fluida sino tuviese tanto... temor. Sé que ella es una excusa en este momento, ella es mi compañera... es mi deseo. No te sientas mal o fatigado de que vuelva a ella. Apreder es duro. Vivir un amor es respeto cariño y compartir. Compartirse todo.

Confiar, confiar, confiar.

En mi
En mi
En mi
En mi

viernes, 8 de agosto de 2014

Si pudiera

Si pudiera tomar todo y no lo dejo
si pudiera tomar todo y no lo suelto
si pudiera tomar todo y no lo lloro
si pudiera tomar todo y no lo discuto
si pudiera tomar todo y no lo sufro
si pudiera tomar todo y no lo repito
si pudiera tomar todo y no lo acaparo
si pudiera tomar todo y no lo abstengo
si pudiera tomar todo y no lo amo
si pudiera tomar todo y no lo proyecto
si pudiera tomar todo y no lo muestro
si pudiera tomar todo y no lo acicalo
si pudiera tomar todo y no lo deformo
si pudiera tomar todo y no lo transformo
si pudiera tomar todo y no lo permuto
si pudiera tomar todo y no lo Necesito
si pudiera tomar todo y no lo evito
si pudiera tomar todo y no lo gasto
si pudiera tomar todo y no lo amputo
si pudiera tomar todo y no lo corto
si pudiera tomar todo y no lo incauto
si pudiera tomar todo y no lo odio
si pudiera tomar todo y no lo niego

A esos tipos

A esos tipos

que tosen en los teatros
que no se quitan los ojos
que no muerden cuando comen
que son todo sin ser nada
que no son
que no mienten
que no engañan
que no viven.
que.

A esos tipos
de guantes blancos
de figura fría
de tenues colores
de flores en ojales
de sombreros inexistentes
de pálida sonrisa
de boca fruncida
de zapatillas caras
de zapatos lustrosos
de uñas cortadas
de uñas cuchillos
de manos sin dedos
de.

A esos tipos
contra el fuego
contra el agua
contra la tierra
contra el aire
contra el amor
contra.

A esos tipos
nada dicen
nada callan
nada aman
nada sienten
nada tocan
nada besan
nada beben
nada piensan
nada viven
nada.

A esos tipos
les deseo la muerte, el ardor de boca, el mal gusto. El beso imperfecto.
A esos tipos
no les perdono ni la tilde que se llevan, ni el puñal en la espalda.
A esos tipos
los quiero muertos. No, no los quiero ni muertos
ni vivos
ni ausentes
porque ya son ausencia.

jueves, 7 de agosto de 2014

Cuando amé de verdad

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.


Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir!

No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.

Charles Chaplin.

lunes, 4 de agosto de 2014

Tratado para un amor

El control

No hay control, relajate. Delegá. El amor es un controlar sin control. Es estar y ser. Estar tranquilo, estar con el otro y así ser amado y amante.

EL pasado

Todo pasado es anterior, todo pasado nos hace y nosotros hacemos con eso.
Nunca vamos a recuperar un amor viejo, el nuevo amor será diferente, no me vana a dar lo mismo, todo va a ser diferente. Nosotros mismos cambiamos, nuestros amigos cambian... nada permanece, todo se mueve.
Por el pasado nosotros tenemos problemas, deseos inconclusos, traumas. No busquemos repetir, busquemos algo nuevo. La seguridad es miedo. Arriesgate temblando, pero arriesgate.

Estar

¿Querés que me vaya? ¿Querés que me quede?
Son dos preguntas muy distintas... pedime que me quede por algo venís, por algo te quedás, por algo querés esto. Es una decisión, es una acción. Decidimos todo el tiempo, aun cuando no lo consideremos.
Somos todo decisión.
Quedate conmigo, es mi decisión. Acercarme fue mi decisión. Amarte, quererte así es consecuencia, el resto es decisión.

Yo no soy ese

Yo no soy ese, el otro aquel. Tu mejor amor, tu peor enemigo.
Soy otro distinto, ni mejor ni peor. Distinto.
Abrite a la experiencia, sino no te mezcles conmigo, no te metas conmigo. Pero si lo hacés... tomate el tiempo, respirá. Pero quedate. Un poco de fé, mucho amor, confiemos de a poco es difícil pero no imposible.

Lo que tomamos de otros

Siempre aprendemos, tomamos, robamos, nos mimetizamos. En cosas buenas, en cosas malas... Lo malo son los traumas, lo bueno son los recuerdos, las vivencias, los latiguillos verbales, los tics, los chistes, las caricias, todo.
Realcemos lo bueno, lo positivo, lo que me hace fuerte y luchemos contra lo que me debilita, contra los miedos. Paso a paso, pero hacia adelante, hacia adentro, yendo cada vez un paso más cerca al centro de la elipse. Hacia el centro del corazón.

Los permisos

Los permisos que no me doy. Las ganas que tengo y que contengo por miedo. Todo eso retrasa. Todo eso bloquea, crea una coraza que no te deja respirar, en el peor de los casos. La respiración es estar, el disfrute, el habitar el momento. En el caso más leve es el no disfrute el estar mirando medio de afuera la situación.

Temor al dolor

Temor a hacer doler al otro a lastimarlo. Eso temores frenan las acciones y los miedos se vuelven promesas autocumplidas. Es así... cuando no querés lastimar a alguien y no accionas acorde al deseo, al compartir y te guardás, escatimás o mostrás que querés pero hasta ahí. En ese punto justo es cuando tus miedos se vuelven realidad, vos los volvés así evitando; es como el "no te preocupes. Pre-ocupate" es lo mismo hacé para conseguir lo que querés no hagás para evitar lo que no querés.


La sonrisa

No atraemos con miedo, con tristeza. Atraemos con alegría. Buscamos alegría.




¿Qué aprenderemos después?