jueves, 31 de julio de 2014

Realischisme

Digamos que se funde
digamos que se desparrama
digamos que eso duele
sí, sí, sí.
Digamos que el mundo es un ajedrez
que hay un Dios detrás de Dios.

¿Cómo podemos jugar con nuestro aire
y no cantar?
¿Escuchaste el último chiste?
Un chisme de realidad.

Mintiéndome frente a un espejo,
agua por todos lados.
Sí, dale que sí.

Ahora tengo una piedra en la mano
y el vidrio me sonríe.
Deforme, grita una y otra vez.
Alucinando.

¿Era eso real?
¿Si alguien me hubiese visto?
¿Se reiría de mí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario