jueves, 17 de julio de 2014

Hoy y estar

Tanto como yo vos estás acá
esperando, espantapájaros
jubilaciones taciturnas horas desperdiciadas entre textos.
Incombustibles rincones de recuerdo, situaciones tragicómicas.
La catarsis no es una opción viable entre comunistas.
Morite sin nada más que decir que risa.

Siempre me creí el listo, el astuto
para despertarme en un hora de lisiados.
Confesiones para el ser entre cáscaras de mandarina recién comida,
comida la vida recién empieza.

Considerando tu sabor, el amargo de la saliva que me regalás en cada escena.
Tengo menos miedo de verte.
Tengo menos miedo de cantar, de compartir con vos.
No me hacés mal siempre y cuando no tenga que reprimirme.

Continuar la melodía cuando sé que todo lo anterior
era una excusa para admitir un beso tierno, sincero
en las escalinatas de una iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario