sábado, 28 de junio de 2014

Ensayando héroe

Bailando brillando mugiendo fingiendo enmudeciendo tras rojos ojos
frutos besos de esos que se evaporan cariño vespertino.
Construiste un monte de camisas coronando tu pecho
los ojos el sol que no enceguece
que brinda un gesto tierno, claro, como la luz.
Rastro inmemorial.
Bailando acribillando insultos con. Se presta la confusión las manos se doblan con dolor.
En el fondo resplandece sonrisa.
Somos ciegos al dolor.
Arrebato de coraje y cuello en los besos.
Tajo, incisión, hendidura. Tan sólo quería mimarte.
Se acaba el cuento con el frío que nos rompe los huesos en abrazo de cristal.
El colectivo te arrastra, te saca de mi vista... y pensar que por un instante te odié.

Sé que te olvidaré, pero por ahora seguí bailando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario