martes, 8 de abril de 2014

Hoy

Me suena el pecho.
Ahora.
Sé que debo darte unas palabras,
se desprenderá mi aliento y caricias en tu pecho.

No me importa ya más nada,
que entregarme en tus mañanas.
Ser ese que te acompaña
compartir y cantar.

Cuando dejo de pensar como bruja
ni corazón no hay de callar

No hay comentarios:

Publicar un comentario