lunes, 21 de abril de 2014

Historias de amor

Las más bellas historias de amor. Ahora, en tu casa. Ahora disponibles para todxs. Se te cuelan por todos lados, en los libros, en el televisor, en todos los programas, en todas las radios, en internet. Se te meten por los bolsillos, por las orejas, por los ojos, la boca y te taladran los dientes mientras te se te trepan por las uñas de los pies y te toman de los tobillos, te acarician la punta de los dedos, te agarran de la cola, te dan besos en los muslos, te apretan la espalda y el corazón ahí, latiendo contra tu pecho, frente a tus ojos, sobre tu pija, sobre tu concha, bajo tus tetas, detrás de tu oreja se acerca latiendo pero ya está. Es demasiado tarde ya, para hablar de amor. Te tiene como una bestia entre sus garras y comillos comido ¡Deborado! Lo único que queda de vos es un "chau", un botón y un "te quiero", triste y frío ahí, en el piso junto a tu ropa. No sos más nada, ya. No otra cosa. Ahora. Tiempo real. No sos más que eso que quisiste. ¡Que te quiso! ¡Que te quiere! ¿Te quiere? Sí, te adora. Antes y ahora. Para siempre. Grito. ¡Y esperanza! Verde, azul, rojo, rosa, pasión. Tan ella y tan vos. Tan él y tan vos. Tan ahora y siempre amantes, novios, tan poco marido y mujer, señor y señora. Tan cálido el sentimiento. Tan "te veo y no te suelto". No es una despedida es un "me voy por un ratito" y el abrazo se sostiene y se prolonga y... adiviná... no me quiero ir de tu casa. No te quiero dejar. Chupemos frío juntos, apretemos en cada lugar, que nos echen de las catedrales, que nos corran de los locales... asustemos a las viejas, asustemos a tu hermano. Asustémonos juntos de querernos tanto. Disfrutemos el asombro, la complicidad, las caricias en el auto, molestemos al que está en el medio. ¡Que nos importa! Seamos chanchos, guarros. Seamos, estemos. ¡Estemos juntos! Acá, ahora, ya. Sin miedos, sin asiedad, sin deberes... como pibitos jugando, jugando juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario