domingo, 6 de abril de 2014

El ruido de los besos

Ella y él. De pie, distantes. Se arma el tango, la velocidad, el movimiento es imperceptible. El tango suena de fondo, la música se detiene en su punto más alto y el bailongo se produce, el abrazo cerrado. Dan unos pasos y la música retorna un tango que se torna un ir y venir de cuerpos, que se superponen por todos lados. Caen tendidos en el suelo. Un beso, otro beso. Se incorporan besándose. Mucha cercanía, y la distancia se agranda y los besos se vuelven más lentos e imperceptibles, más lejanos. El último beso y lento, ella abre los ojos. Se escapa de la situación. Él se separa.

- Vos sos mi sol... luz de luna. [CORTE] Al carajo. Nunca sabrás respetar claro como lo hacés sino sabés pensar... es una confesión de un tarado a una histérica. Me traés, me jugás, me montás y el tiempo se mueve desde los pies hasta la cabeza sin nada que decir. Precipitando el semen al piso...
Por más que pienso todo el tiempo y el sentido, un sentido orgánico y vital que no encuentra una razón absoluta, precariamente despreciada de lugar a otro. La música se vuelve placer cuando te encuentro vestida a punto de partir. Pero andate de una vez y no vuelvas más, no quiero ver más tu pelo rubio, pelirrojo, moreno. No Quiero sentir sobre mis manos tu largo pelo, tu pelo corto, tus ojos café, tus ojos azules me tornan paranoico.
La música, te juro, se me escapa de las manos el tango mejor, el que nunca tuve el que siempre fui. Perro y figurante de una historia que me es ajena. Porque el muchacho cocainó, se la mandó toda por la napia...
EL pibe se perdió en una botella, se quemó con sal, esa, la tuya. Caían de tus tetas, esas tetas enormes y adoradas por todos los hombres. Mostrame la concha, mi amor, quiero besartela. Quiero ser tuyo.
La tormenta se cae, me empapa los párpados, las mejillas, la boca seca. Seca de besos, de saliva y palabras inteligentes. Tu silencio es un cuchillo.

- Hey. Yo. Nunca. Te. Quise. Ni. Siquiera. Me. Importaste. Cómo puede ser... nunca te jugaste. ¿Querés que te de un beso de amor? Las alas se abren una sola vez y el cielo te atrapa. Y si un genio te iluminara verías que sos sólo polvo en el viento y negrura en mi noche.
|Un. Placer. Insondable. Me. Acomete. Día. A. Día. Secreto. Para. Vos.
Y si el tiempo hablase no podrías escuchar semejante reto. Sería imposible para vos, alternarte en luz.
Basta. De. Lenguaje. Poético. Por. Una. Vez. En. Tu. Vida. Escuchá. EL. Gancho. Te. Cortó. En. Dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario