lunes, 15 de julio de 2013

Krapp's Last Tape - La barca

"...mi rostro contra sus senos, y mi mano sobre ella.
Estábamos allí tendidos, sin movernos. Pero debajo de nosotros todo se movía y nos movía, suavemente, de arriba abajo y de un lado a otro.

Pasada medianoche. Jamás conocí silencio semejante.
Como si la tierra estuviese... deshabitada.
Aquí termino...

... en el lago, con la barca, bogué cerca de la orilla, luego empujé la barca aguas adentro y la abandoné a la deriva. Ella estaba tendida en las tablas del fondo, con las manos bajo su cabeza y los ojos cerrados. Sol ardiente, apenas brisa, el agua algo rizada, como a mi me gusta. Noté un rasguño en su muslo y le pregunté cómo se lo había hecho. Recogiendo grosellas, me respondió. Volví a decirle que aquello me parecía inútil y que no merecía la pena continuar, y ella asintió sin abrir los ojos. Entonces le pedí que me mirase y al cabo de unos instantes... al cabo de unos instantes lo hizo, pero sus ojos eran como grietas por culpa del sol. Me incliné sobre ella para darle sombra y los ojos se abrieron. ¡Me dejaron entrar! La barca se había metido entre las cañas y se quedó encallada. ¡Cómo se doblaron, con un suspiro, ante la proa! Me deslicé por encima de ella, el rostro contra sus senos, y mi mano sobre ella. Estábamos allí tentidos, sin movernos. Pero debajo de nosotros todo se movía y nos movía, suavemente, de arriba abajo y de un lado a otro.

Pasada medianoche. Jamás conocí silencio semejante.
Como si la tierra estuviese..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario