lunes, 15 de julio de 2013

Krapp's Last Tape - La barca

"...mi rostro contra sus senos, y mi mano sobre ella.
Estábamos allí tendidos, sin movernos. Pero debajo de nosotros todo se movía y nos movía, suavemente, de arriba abajo y de un lado a otro.

Pasada medianoche. Jamás conocí silencio semejante.
Como si la tierra estuviese... deshabitada.
Aquí termino...

... en el lago, con la barca, bogué cerca de la orilla, luego empujé la barca aguas adentro y la abandoné a la deriva. Ella estaba tendida en las tablas del fondo, con las manos bajo su cabeza y los ojos cerrados. Sol ardiente, apenas brisa, el agua algo rizada, como a mi me gusta. Noté un rasguño en su muslo y le pregunté cómo se lo había hecho. Recogiendo grosellas, me respondió. Volví a decirle que aquello me parecía inútil y que no merecía la pena continuar, y ella asintió sin abrir los ojos. Entonces le pedí que me mirase y al cabo de unos instantes... al cabo de unos instantes lo hizo, pero sus ojos eran como grietas por culpa del sol. Me incliné sobre ella para darle sombra y los ojos se abrieron. ¡Me dejaron entrar! La barca se había metido entre las cañas y se quedó encallada. ¡Cómo se doblaron, con un suspiro, ante la proa! Me deslicé por encima de ella, el rostro contra sus senos, y mi mano sobre ella. Estábamos allí tentidos, sin movernos. Pero debajo de nosotros todo se movía y nos movía, suavemente, de arriba abajo y de un lado a otro.

Pasada medianoche. Jamás conocí silencio semejante.
Como si la tierra estuviese..."

InDisciplina

Largas piernas. Suaves piernas. Blancas piernas.
Desde aquí abajo, pilares, columnas soportando la inmortalidad. Juventud,
de mujer.
Hombre aquí no corre tu indeseable lugar sociocultural.


Pares de piernas, muchas mujeres, muchos deseos.
Un solo placer.
Un solo amor.
Amor multiplicado, amor dividido.


Ahogándome entre tus brazos, deseo puro.
¿Importa quién seas?
En tus brazos,
entre tus piernas.


Caricias fugaces. Tiempo escurridizo.
Deseo.
Amor multiplicado; mutilado de rostros, personalidad disímiles.


Desnudas piernas, piernas fugaces, estáticas difusas.
Elevación, piernas erguidas.
Piernas recostadas.
Rostros.
Labios.
Saliba, dulce.


Ahogándome entre tus brazos.
¿Importa quién seas?
Análisis.


Rubia, morocha o pelirroja... entre tus brazos
como tiempo
me escurro. Entregándome a ser, hombre completo.
Sutileza.


Hundiéndome en tu cabello.
¿Importa?
Análisis.


Libro escrito con uñas, mi piel espera.
Beso a beso, se borran las escrituras anteriores. Escrituras de dios.


Complejidad de mujeres.
Piernas, pies, muslos, caderas, estómagos, pechos, brazos, rostros.
Complejidad individualidades,
no hay dos iguales. No hay dos distintas.
¡Contradicción!


Contradicción de formas, contradicción de sentimientos.
Temor y límites son sinónimos.
Entregarse es, desafío.
Entregarse es, amar.
Entregarse es, poder.
Entregarse es, morir.
Entregarse es, vivir.
Entregarse es, jugar.
Entregarse es, misterio.
Entregarse es, primordial.


Pero... la entrega no es más que un acto cotidiano ¿Morir todos los días?
Estado de trance mojando dedos, mintiéndose a si mismo, inacabada la poesía.
Desestructura.
Confesiones de piernas, diálogos tónicos.

Haiku

Percanta mujer
querida amante de
vuelta bulín

Gripe

Giran sin control los ojos.
Sin control los pasos.
Giran en las cuencas.
Melodías, voces, se mezclan
¡Todas una!
Calor.
Infierno.
El agua helada baja
por la
garganta.

Fatalidad.

Duele fijar la vista. Mareo.
El libertador de pastillas,
sal del blister. Montate en mis fríos dedos.
Ahora baja por mi
garganta.
Disuelvete en mi estómago.

Vete, vete.
Fiebre.

viernes, 12 de julio de 2013

Confesión 3/4

De color azul profundo.
Torpes mis manos, torpes mis ojos. Reacciones.
Palabras que se caen al pestañar. Volviendote luz,
apenas puedo sobrevivir a tu deseo.
Sin obstáculos, me asustás.
Mi piel se pone fría cuando te veo.
Ni siquiera puedo oir lo que pienso, me extingo en tu energía aromado de flores.
Pequeñas flores blancas, tu sonrisa, tu perfume... pequeñas flores blancas.

Mar, profunda, enterna. Azul al extremo.
Inenarrable, la única forma de conocerte es viviéndote.
Intento emplear palabras cuando te quiero ver... infinita.
Puro amor.

Busco saber todo de ti, misterio...
Busco perdiéndome en tu inmensidad, mar.
Teñirme de ese azul, tan profundo, tan fuerte y tan indomable.

A la vista las advertencias gritonas de profundidad. Eficacia falaz.

*No tengo las palabras todavía para escribirte algo tan bonito como yo quiero.

Desperdiciando el imsomnio

Dando vueltas entre sábanas y cobijas.
Dando vueltas entre pensamientos y besos imaginarios.
El malestar en la garganta fue atroz. Abiertos los ojos, encendidas las luces y el expectorante a tiro.
Luego. Luego, bebí la dosis.
El sabor de las cosas... y las pesadillas adornadas con las ilustraciones de las mil y una noches.
La lengua hizo un extraño sonido, metálico cuando se despegó del paladar, lo supe. No fue la única revelación... estoy enamorado.
¿Acaso es tan grave?

Desperdiciando el imsomnio. Me hago luz en tus ojos, juego a que me vuelvo parte de tu mar.

domingo, 7 de julio de 2013

Richard III

Negra alma, te presiento como la niebla que desciende, lenta, por la noche. Espíritu vengatigo de escoleosis castigo ven hasta mi mano, fría por el beso de la media noche mortal.
Sobre la cabeza de los rojos ojos de odio yase la corona. Ven a mi, ánima cruel de Ricardo.