domingo, 26 de mayo de 2013

Danza


¿Qué son los brazos?
Bajo esta lluvia no son más que agua.
Ojos lavados, la respiración es vapor.
Y tengo miedo de que esta lluvia no sea otra cosa que perfume.

Ella ¿Quién es ella?
El gran hermano me observa. El peor el más trágico de todos los recuerdos. Cuerdos y locos por igual sometidos a su ojo.
Ojo que mira a otro, otro que no soy yo. ¡Mirame!
Pero... ¿Quién es ella?
Preguntas y más preguntas. Inseguridad lisa y llana.
Con seguridad ella es otra, otra distinta. Una nueva. Una esperanza.

Danza.
Aun respiro, todavía puedo caminar, el agua nos cubrirá lentamente los pies. Para ella la goma, el cuero y los cordones no significan nada.
La humedad abrazará nuestros pies primero. Luego extrañaremos las palabras y la comodidad de las medias secas.

Danza.
Estamos perdidos, previo al hecho ahogados. Difuntos, fallecidos, cadáveres, finados, fiambres.
Ex hombres.

Danza, porque alguna vez fuiste hombre. Danza porque no queda voz, ni aire ni nada, el agua ocupa el lugar. Un lugar no puede ser ocupado por dos entes a la vez.

Danza.

¿Con qué?

Alguna veces desearía... que ella que todo y es bruma me envolviese con su perfume. Como lluvia, como la mejor tormenta su espada se cierna sobre mi y me aplaste. Deseo hundirme en ella y que mi voz le de calor.
Danza. Danzar con ella enmarañándonos como filamentos de luz, transmitiéndonos calidez.
Recuerdo que pensé: no debe haber nada más hermoso que esto.
Danza.
Recuerdo que pensé: esto debe ser amor.
Danza.
Recuerdo que pensé: si te abrazo no te soltaré nunca más.
Danza.
Recuerdo que pensé: ¡No digas la palabra corazón!
Danza.
Recuerdo que sentí: que en ese instante viviría para siempre y que quise llorar al sentir su cuerpo. Recuerdo que tuve miedo.
Recuerdo que a pesar del miedo dancé con ella, perdiéndome ,gota a gota, en su misteriosa bruma perfumada, en su cálida espalda, en su voz dulce.

Terrorismo


Algunas veces tengo frío.
Las fibras musculares pierden su eutonía
los ojos cerrados, vivos, cansados.
y algo dentro de ese cuerpo, a dos dedos del corazón
se siente pequeño y oscuro en ese lugar inmenso que es el mundo.

Efímero.
Distancia que gana el sueño, sus caballos los mejores
melancolía uno, tristeza el otro
la cuadriga dirigida por la fría razón.

Inherente poesía angustia.
Músculos como fideos pasados, en manos agenas.
Saber que hoy le temo a tu recuerdo, sentirme un perverso
que jugó con una mujer ausente. Cuerpo es terror.
Sexo es terror. Amor es terror.

¿Era yo el terrorista?

miércoles, 8 de mayo de 2013

Hoy


Mucha vuelta poca oreja. Todos cronópios, todos famas. El corazón rebosante de miedo desde hoy a las once de la mañana.

martes, 7 de mayo de 2013

Aplastamiento a la continuidad de los parques/gotas

Un sonido abraza la escena todo el tiempo ¿lluvia? ¿Disco de pasta?
Relato. Silencio. Relato... el relato continùa lento.
Somos Cortázar. Mentira. Somos una mentira que es Cortázar, una mentira con barbas pintadas, pelucas plàsticas de vieja.
Somos Cortazar, con su aire, con sus sonidos, con sus gestos y somos mentiras.
Relato en su voz, texto en la tuya; texto en la mìa. Texto entre todos. Todos construímos el relato.
Relato por momentos calmo, otras muy fuerte, otras muy bajo. El sonido envuelve asfixiando la voz. El sonido ahoga y el relato como eco sale. Es.
Y todos somos Cortazar.
Somos la continuidad de los parques, sin parques. Somos las gotas que se aplastan.
Somos mentiras, copias satìricas: dos hombres en pantuflas y calzoncillos que se preparan un desayuno mientras son Julio Cortazar.