domingo, 24 de febrero de 2013

Humor

Desde hace un tiempo sé que lo único que verdaderamente tengo es ser gracioso. El problema es que no siempre se puede ser gracioso, muchas veces no lo soy.
¿y qué pasa sino soy gracioso? Sino puedo analizar las cosas y darles ese toque de ruptura, de genialidad, de repetición, de insolencia, de mirada infantil, de mirada perversa, de sadismo, de irónico, de sátira, de golpe contra la autoridad...
¿Qué pasa si la voz se me agrava y no sale como debería? Si quiero hacer un chiste y no me sale y quedo como un pelele... Creo que siempre hay una opción y es seguir sin importar que pase...
Porque después de todo como enseñó Andy Kaufman lo más importante es que lo disfrute el que lo hace, no hay otra forma.
Todos los grandes humoristas hicieron eso, disfrutaron su producto, incluso los peores...

Arriba el humor, voy por el humor y con él!!

Wish my luck, you bastards!

No hay comentarios:

Publicar un comentario