jueves, 22 de noviembre de 2012

Matarte

Que fue, sino dolor. Beso, dulce con los ojos perdidos
huyendo del frío, de la imbecilidad de inexperto que no sabía como...

Niebla enmarañada pensar es anterior.
Hablar profundiza el frío odio, que ayer tenía
apretado entre los dedos, el enemigo te tiene detrás de tus ojos fulminase la luz.
Levanta tus pies, salta y muere porque no hay número seguros a través de la puerta.

Mentiría si te adjetivase, si te abstrajera en sustantivo. Creo que sólo quiero matarte, sentir tu sangre detenerse bajo tu piel, fría, sentir como se congela tu palpitar, tu percibir sentir como el aire escapa.
Anhelo matarte porque anhelo morir.
Morir es olvidar o creer que alguna vez eso, que ya no es, terminó bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario