martes, 18 de enero de 2011

Erocionando el suelo

El agua salada erocina la tierra,
cavando lentamente, gota a gota,
el hogar final de todo hombre y animal
¡Las gotas van! Desde un iris celestial.
¡Las gotas van a atrídas por la gravedad!

De tus actos que no dan que hablar.
Quisiste ser más que organos y carne
estropeando el comedor, siendo el acechador
El túnel se llenó, se llenó de vos
y tu vida sigue siendo una mala metáfora.

Desbaratándote hueso a hueso,
te haré caber, en la caja de cristal
decorada y maltratada por el tiempo impersonal.

La tumba te espera, ya no espera más
Castrado de toda ilumnación
el pozo te llena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario