martes, 18 de enero de 2011

Der Kaffe

El café se entibia; se hace uno en tus ojos.
El café se evapora; se hace uno en la nada.
El café se enfría; se hace nada en el mundo.
El café no existe, es solo tu conciencia
proyectándose en mi. Proyectándose sin más.

No hay objetivo, destino, final. No hay guerra ni paz.
Drama es acción, no hay otro significado.
Drama es acción.
Animales pensantes, sin drama.
Drama es acción.

Pero el café sigue ahí, ¿no es así?
¿No es así? ahí sigue el café pero

Algo cambia, acontencimiento.
Se desvanece tu conciencia.
No soy uno, soy todos.
Soy la sangre.
Soy el calor, soy el café
Me entibio, me evaporo, me enfrío, no existo.

Mientras que te unís a la rutina, entregándote,
dándo tus labios, cediendote al ritual.
Ilución de vida.
Cada vez hay menos gente, más café, oscuro y pesado
y sin labios que lo tomen por deseo.

Erocionando el suelo

El agua salada erocina la tierra,
cavando lentamente, gota a gota,
el hogar final de todo hombre y animal
¡Las gotas van! Desde un iris celestial.
¡Las gotas van a atrídas por la gravedad!

De tus actos que no dan que hablar.
Quisiste ser más que organos y carne
estropeando el comedor, siendo el acechador
El túnel se llenó, se llenó de vos
y tu vida sigue siendo una mala metáfora.

Desbaratándote hueso a hueso,
te haré caber, en la caja de cristal
decorada y maltratada por el tiempo impersonal.

La tumba te espera, ya no espera más
Castrado de toda ilumnación
el pozo te llena.

Fuga

Ella es tan fugas, tan fugas
el cielo escapa cada vez que se ve
Huracanes dicen haber sido atraidos
magneticamente separados del mal.

Che qué paso acá, el desorden está en caos
Che qué pasó acá, antes de salir al caos.