miércoles, 22 de diciembre de 2010

Sin alas

Soy ángel que nunca voló,
memoria de hombre, cavilación,
preguntas sin respuestas
corazón sin amor.

El vacío va llenando, agobiando
mis alas con desérticas pactos de adoración.
Al final del día siento, que nada
cambió, soy el mismo espíritu
que aún no voló.

Sigo vagando sin patria ni dios,
buscado un refugio del ardiente encanto
brutal, celestial; así mis pies desnudos...
y la sangre brotó. Ahora no soy ya más yo.

¿Qué puede importante mi alma al sol?
El alma de un ángel que nunca...
voló.

No hay comentarios:

Publicar un comentario