viernes, 10 de diciembre de 2010

Entre el 0 y el 1

Déjame quedarme una mañana y girar en simples rutinas, mañana volveremos a ser el cero.
Cadenas binarias de números interminables que se apoderan de nuestras estrellas y a nadie importa,
como el mundo continúa con su rotación mientras el viento sopla.
Aquí dejo de ser un yo, delimitado, soy la mente del mundo; soy un fruto prohibido.
Aquí dejo de perder mi tiempo en sonido ocultos... mañana volveremos a ser el cero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario