viernes, 3 de septiembre de 2010

Ella, noche.

Tiene la noche en el pecho
luna llena en ojos estrellas.
El improvisado ritual ha comenzado,
la hipnosis libre, pero amante, me ha dejado.

La mirada cautiva, atrae, retiene
la conciencia de espectadores
que son ya, partícipes de la danza,
sin serlo, sin bailarla. Ella, noche,

de femenino fuego que me ciega;
deshace el mundo, el tiempo a arena reduce.
Poco a poco la danza se detiene, soy uno

entre miles, ella es única. Ella, noche
ardiente, el frío enmudece, la danza se
reanuda. Ella, noche, baila y sonríe.

Espero poder entregártelo... El miedo, el miedo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario