lunes, 19 de julio de 2010

Clock. Tic, Tac, Tuc.

Máquinas que pierden los engranajes en su ajar.
Liberada energía en manos de metal, herramientas-hombres. Tic, tac, tuc.
Bombeando el fluido que los mantentiene.
Los cables aceitados por todo su chasis.
Enjaulados hombres máquinas, reloj.
Máquinarios hombres descansando por todo el mundo muriendo de frío y calor.
Oxidadas almas explotadas.

No es cruel el homenaje de la grasa, el aceite y el sudor.
Lágrimas clichés no marcarán el tiempo de hoy.
El desgaste se hace en vano, cuando el sueño habla, sueña.
En un mundo de máquinas. herramientas, hombres, reloj.
Baterías del máquinas del tiempo. El hombre romper el amor.

Aquí estoy para romperme el cuerpo, aquí estoy para morir. Agotándoseme la batería, el reloj deja de latir.


Para cortar los cables de tu cuerpo y el mío, no hay razón.
Asi es que bebo tu sangre junto al cuerpo, metálico y moribundo.

Aquí estoy...siendo la luz que no fue en mi vida pasada. Siendo un releflector, amplificando el calor y la oscuridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario