sábado, 19 de junio de 2010

Lauro

Lauro, pobre infeliz.
Busca el sol en medio de una tormenta.
Él quiere y quiere. Quiere y no puede.
No hace NADA, nada , nada.
Cómo pretender que las letras sean claras y buenas para él.
Cómo continuar queriendo a Ana, fantasma.

¿Por qué? Qué tiene de vivo ese señor...nada, nada, nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario