lunes, 10 de mayo de 2010

Llovizna

Juraría que juego con el tiempo entre problemas finitos y molestos, como la llovizna que atraviesa las ventanas del más allá. Un lugar encantador donde te gustaría vivir o pasar unas horas bajo los espejos flotantes.
La velocidad y la necesidad no están al frente, pero el plan es ganar.
La llave no está conmigo, su sombra escapa a mi bolsillo.
Tus letras sonoras conviven con recuerdos y lecciones estudiadas, quisiste ser y fuiste la que en algún momento jugó conmigo y rió. Lentamente la llovizna te quita de mi vista y camino. Estoy aquí para quedarme, para jugar para verte nuevamente, derruida por la lluvia, pero siguo en pie para sentir.
Quisiste ser alguna vez más fuerte y cálida que la arena, el viento te esparce lejos de aquí. ¡Maravillosa sería tu caricia! El juego lo empesaré debajo de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario