sábado, 24 de abril de 2010

¿Qué sería?


Básicamente lo mismo. Cuántico. Ese loco, ese hombre macabro, triste, alegre, héroe, tirano. Sediento de sangre, amor, gloria, pesadez. Lobo, joven, viejo.
Recuerdo mil caminos, infinitos, de barro, azufre, piedras, hielo y hasta uno de asfalto. Pero nunca me ha simpatizado realmente. Nunca fue fácil y nunca lo será, eso me gusta. Como dije una vez: “Hay que buscar la felicidad más allá de la vuelta de la esquina, pues cerca de ella está la dificultad a quien debemos golpear y levantar de inmediato, para que continúe acechándonos y la vida no se torne fácil, aburrida.”
Siendo dolor aquí, pienso para dejar de sentirlo. Siento placer aquí, pienso para seguir gozando.
Tal vez todos mis gritos son una sola boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario